Nunca entendí la gente anodina, plana, que es incapaz de sentir, y menos aún, a los que hacen lo imposible para no hacerlo, aquellos que prefieren vivir en la más absoluta frialdad, negándose a experimentar lo mejor y lo peor de la vida.

Una vida sin sentir, es una vida vacía, y para experimentar la sensación de lo grandioso hay que haber caído previamente en lo doloroso, porque es la única manera de disfrutar, de exprimir y de saborear las emociones más deseadas.

Esa gente anodina, insípida, que no arriesga, que debe tener todo bajo control, para que nada se desequilibre en la balanza, se pierde lo que es la vida en sí. Esa montaña rusa de picos y valles, de bueno y malo, de amor y dolor.

La capacidad de ilusionarte por nuevas cosas, nuevos retos, es lo que hace nuestra vida valiosa, tener el talento de asombrarte, de divertirte, de entusiasmarte, de enternecerte, de enamorarte…es lo que hace atractivo el camino y el día a día.

Quienes prefieren no sentir tormento, amargura o preocupación, a cambio de un solo momento en toda la vida de felicidad, son unos necios, y lo que debemos hacer es alejarnos lo más posible de su tibieza, ya que nunca serán valientes para dar un paso adelante y dejarse descubrir por no sentir. No quiero gente así a mi lado, son seres banales que lo llenan todo de negatividad, te trastocan el karma y te ponen el aura negra de manera permanente. Cerca de mí quiero gente intensa, en lo bueno y en lo malo, que sean capaces de exprimir y de aprender en cada situación a la que se enfrentan y que me contagien las ganas de sentir a cada segundo.

Adoración, afecto, agitación, asombro, diversión, cólera, ira, angustia, ansiedad, excitación, amargura, felicidad, preocupación, atracción, alegría, compasión, desprecio, fracaso, desánimo, placer, deseo, desesperación, desilusión, repugnancia, aversión, consternación, temor, euforia, vergüenza, entusiasmo, cariño, pena, culpa, nostalgia, esperanza, inseguridad, celos, soledad, amor, lujuria, melancolía, optimismo, indignación, orgullo, lamento, rechazo, arrepentimiento, desprecio, rencor, ternura, tormento, entusiasmo…

Quiero sentir cada uno de ellos, sin dejar de probar ninguno, disfrutar de los buenos y sufrir con los malos, para ser capaz de disfrutar, aún más intensamente, de los mejores.

Aleja a la gente anodina de tu vida.

Suscríbete

Recibirás las 3 Reglas de Oro de Feng Shui

El Feng Shui consigue que todas las piezas de tu vida encajen a la perfección.

El Feng Shui puede convertirse en tu filosofía de vida. A través del estudio personalizado de tu hogar o negocio te ayudaré a renovar la energía de estos espacios para que todo fluya en armonía.

Servicio online.

Estés donde estés los secretos del Feng Shui transformarán tu vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest